De esperar a los muertos a deleitar a los vivos

 

Las funerarias nunca volverán a ser lo que solían ser. Coyotes, gallinazos, zopilotes, cuántos nombres e insultos recibidos por el solo hecho de cumplir una labor imprescindible para la sociedad (¿te imaginas un Día sin Funerarios?). “Los muertitos son muy agradecidos” me decía un compañero, “nunca nos ha faltado el sustento diario”.
Salir a buscar los servicios, lidiar con policías, enfermeros, médicos y vigilantes  que no tienen ningún remordimiento en “vender sus muertos”… y pensar que los zopilotes somos nosotros. Algunos que se dicen “funerarios” hasta borran la frontera entre lo legal y lo ilegal, poniendo en riesgo la esencia de la actividad.
Nuestros empleados, cada uno peleando por lo que le toca, más transportes, más embalsamamientos, más cremaciones, más mariachis, y pocos se preocupan por mantener vivo el negocio del que dependen económicamente.
¿Y nosotros los directores funerarios? Intentando mantener a flote una empresa de la que han vivido nuestros ancestros con relativo éxito, pero sentimos que algo ha cambiado, en tiempos de incertidumbre como los que nos afectan, ¿si podremos hacer las inversiones que requiere el negocio? ¿un competidor no me quitará mis ingresos mañana?  El director funerario que solo vende necesidad inmediata no tiene claro su futuro, vive a merced de los acontecimientos.
Algunos hemos estudiado administración de empresas pero no vemos la forma de aplicar esos conocimientos al caos diario que vivimos en nuestras empresas. Presupuestos, planeación estratégica, matriz FODA, evaluación de desempeño, suenan a japonés avanzado.
¿Cómo puedes planear algo que no depende de ti? La consecuencia es el MIEDO A CRECER descrito con maestría en el libro EL MITO DEL EMPRENDEDOR de Michael Gerber. Tú mismo saboteas tu crecimiento.
Algunos buscaron la solución en la venta de la PREVISIÓN FUNERARIA, y la consecuencia fue que hipotecaron su futuro y el de sus hijos y nietos. La Previsión Funeraria es comida de hoy y  hambre de mañana.
La PROTECCIÓN FUNERARIA ha demostrados durante los últimos 30 años en varios países latinoamericanos, ser la forma óptima de transformar las funerarias en organizaciones del siglo 21, ágiles, planeadas, organizadas, evaluadas, con sistemas de gestión de calidad total, con un ambiente de trabajo óptimo, satisfacción de los clientes, los empleados y los propietarios. Es la forma de ponernos en sintonía con los deseos del cliente, buscaremos por primera vez que el cliente y su familia vivan felices y contentos durante muchos años. Comience a soñar con que los clientes llamen a su funeraria para pedirle servicios de salud, que lo visiten para reírse con usted de cómo crecen sus hijos, que lo llamen para agradecerle la colaboración del abogado de la empresa, que lloren con usted por haber superado un duelo al haberse divorciado.
Transforme su empresa, transforme su vida, venda PROTECCIÓN FUNERARIA.
©Jorge Bedoya – MercadeoFunerario@gmail.com, 2012. De Libre publicación, citando la fuente.

Comentarios cerrados