PROFESIÓN FUNERARIO

 

PROFESIÓN FUNERARIO

Aunque lamentablemente en nuestro país VENEZUELA el funerario se ve como un comerciante del dolor humano, nuestra función ante la Sociedad es de primerísima necesidad.

El profesional funerario no tiene fecha debe estar a presto a la situación de fallecimiento de un particular mayormente pero también de amigos, conocidos y familiares que con su dolor internamente, sacan fuerzas de compasión y animo a sus allegados permitiendo una fluidez del momento tan triste para ambas partes.

Son humanos igualmente, tienen familia y compromiso sociales como cualquier trabajador, son seres dignificados por la labor que hacen son verdaderamente seres humanos muy especiales.

Para tener claro que es un trabajador funerario y un vendedor de servicios funerarios llamados Zamuros, son dos cosas diferentes, el trabajador funerario es un pasivo de la funeraria y que atiende al difunto y familiar, el Vendedor comercializa su beneficios propios, un factor de estafa y plusvalía al costo total a pagar por el deudo.

Los hospitales centrales están esparcido como los propios buitres estos personajes comercializadores del dolor humano, muchas funeraria lamentablemente los necesitan aunque se vea mermadas sus ganancias porque como estos funcionan ilegalmente, son verdaderamente un problema que mucha gente cae por la comodidad que tiene un gran precio.

Esto no quiere decir que un funerario no incurra en esta practica, pero las acciones legales son mas fuerte y pueden obtener una respuesta porque deben factura, si no lo hacen el deudo puede actuar, lo contrario a una funeraria ilegal, nadie responde.

Nuestra funciones no han cambiado desde que se conoce esta practica, es simple son nuestros representantes, la cara ante cualquier solicitud, por ello cuando se les presente un fallecido sepan que cuenta con gente con mucha experiencia y dispuesta en resolverle con métodos sencillos la atención a su dolor.

Escrito por JULIO CÉSAR GILIBERTI LÓPEZ

Comentarios cerrados