MUERTE DULCE

 

Muerte Dulce

Irónicamente quienes vivimos en ciudades este enemigo silencioso convive con nosotros, hasta que punto estamos todos de que este enemigo letal haga sus efectos nocivos y produzca la muerte masiva de sus ciudadanos.

Al leer sobre este elemento de nuestra tabla periódica, ella es la causante de miles de muerte en el mundo, lo bueno que por ahora este asesinó no se ha manifestado, creo no le conviene, pero no estará esta detrás de otro tipo de muertes, esos cambio de conducta humana, suicidio y asesinatos.

Es prudente que los organismos de salud hagan estudios reales del ambiente que revisen que respiramos y hasta que punto esta de un fatídico final.

Escrito por Julio César Giliberti López

El CO2 es peligroso porque se trata de un gas que sólo se puede detectar por medio de sensores, puesto que es incoloro, inodoro e insípido, y puede causar la muerte cuando se respira en niveles elevados sin que los afectados se den cuenta, al caer en un estado de sopor que no da sensación de ahogo ni de asfixia, de ahí que se le llame la “muerte dulce”. José Antonio García-Andrade, médico forense conocido por su participación en importantes casos criminales, como el asesinato de los marqueses de Urquijo, indicó que en la mayoría de los casos las víctimas no se percatan de lo que está ocurriendo, y en el supuesto de que se den, la inhalación les provoca una parálisis en las piernas “que les impide salir corriendo para buscar ayuda”.

El CO2 se produce en la combustión de materiales como butano, propano, gasolina, queroseno, carbón, petróleo o madera. Las chimeneas, calderas, calentadores de agua y los aparatos domésticos como estufas u hornillos de cocina que utilizan estos materiales pueden producir escapes de CO si no están funcionando bien. Asimismo, los automóviles, como cualquier máquina que lleve un motor de combustión, también produce CO a través de su tubo de escape.

 

 

Comentarios cerrados