LOS GRANDES INVENTORES QUE MURIERON POR SUS PROPIOS INVENTOS

Grandes inventores que murieron por sus propios inventos

Henry Smolinski: El auto volador

Imágenes de Google
Smolinski murió en el año 1973 y además de ser conocido por inventar el Mizar (el primer auto volador del mundo) junto a su compañero Hal Blake, también lo es por el tremendo desastre que fue su invento. Básicamente, se trataba de un automóvil con alas de avioneta. Cuando Smolinski la probó, el coche tomó vuelo, solo que un ala se desprendió, el coche cayó y su conductor perdió la vida en el accidente.
 Henry Winstanley: El faro de Eddystone
Imágenes de Google
El señor Winstanley fue el creador del faro de Eddystone, invirtiendo todo en su invento: dinero, tiempo, esfuerzo, dedicación y su vida también. En el año 1703, durante la Gran Tormenta de aquel año, Winstanley fue advertido de la peligrosa situación y se le imploró que abandone el faro, sin embargo, él se negó, su construcción cayó y el necio pereció aplastado.

 Otto Lilienthal: El planeador

Imágenes Google
El campo de la maquinaria de aviación no tiene muy buenos antecedentes y otra de las manchas en su historial la constituye la del alemán Otto Lilienthal, el inventor del planeador. En el año 1896, Otto decidió probar su invento, así que se subió a su planeador y se lanzó desde un precipicio. Todo iba bien hasta que lo atrapó una ráfaga de viento, su planeador no resistió y cayó desde una altura de más de 15 mts. Al caer, Otto se rompió la espina dorsal y murió poco después.

William Bullock: El dispositivo rotatorio de imprenta

En 1865, William Bullock inventó la Bullock Press, la primera máquina de imprenta capaz de alimentarse a partir de un rollo de papel, sin la necesidad de que la mano del  Hombre alimentara el mecanismo con papel. En sí, éste fue el primer dispositivo rotatorio de imprenta. El problema es que el señor Bullock accidentalmente metió su pie en la máquina mientras la probaba por primera vez, ésta se lo aplastó y se lo hizo trizas. El pie no tardó en engangrenarse y al poco tiempo después, Bullock dejó de existir.

Alexander Bogdanov: Las transfusiones de sangre

Imágenes Google
Alexander Bogdanov, muerto en el año 1928, inventó nada menos que la transfusión de sangre. Como en todos los casos que venimos viendo, el inventor probó su invento para ver cómo funcionaba y entonces llegó la tragedia. Bogdanov se hizo una transfusión de sangre a sí mismo y ya sea porque la sangre que entró a su organismo no era compatible con la suya o porque ésta estaba contaminada, Alexander no pudo sacar conclusiones.

Horace Hunley: El submarino

Imágenes Google
El norteamericano Horace Lawson Hunley fue quien inventó el submarino en el año 1863. El mismo año, haciendo ejercicios de rutina con su submarino, ocurrió una falla y el gran artefacto se hundió. Dentro, Hunley murió ahogado.

Thomas Midgley Jr.: Las camas de hospital

Imágenes Google
Este químico e ingeniero mecánico, también norteamericano, fue quien inventó las camas automáticas para discapacitados, las de todos los hospitales, que tienen mecanismos que permiten elevarla automáticamente. En nuestros días, las camas no poseen nada que llame la atención, pero en aquel entonces, el señor Midgley había construido la suya con una cantidad de cadenas y cuerdas que en forma mecánica permitían regular la altura de la cama. En una prueba, su inventor cayó y se enredó accidentalmente entre estas cuerdas, muriendo estrangulado en el año 1944.

Li Si: Los 5 dolores

Imágenes Google
Li Si fue un inventor y un canciller de la antigua dinastía Qin, en China, donde era reconocido por las máquinas de tortura y los castigos que inventaba. En el año 208 a.C., Li Si fue condenado a muerte por traición a la patria, siendo ejecutado en una de sus máquinas maś terribles: los 5 dolores. 5 piezas de su anatomía fueron removidas hasta que Li Si murió desangrado gracias a su propio invento.
 FUENTE
http://todaunaamalgama.blogspot.com.es/2013/05/grandes-inventores-que-murieron-por-sus.html?m=1

Comentarios cerrados