Muere el hombre que hizo famosos a los ositos de goma

 

 

El dueño de la compañía de golosinas Haribo, Hans Riegel, ha muerto en Bonn a los 90 años tras dirigir la empresa sesenta y ocho años, informó este martes un portavoz de la compañía.
El dueño de Haribo, acrónimo formado con las primeras sílabas de su nombre y apellido y de la ciudad de Bonn -donde se encuentra la sede de la empresa-, dejó este año la gerencia de la empresa.
Riegel, que era el hijo del fundador de la empresa también llamado Hans Riegel, fue sustituido a finales de julio por Felix Theato, un directivo ajeno a la familia, que asumió las áreas de mercadotecnia, ventas, exportaciones y relaciones públicas.
Haribo, fundada en 1920, produce actualmente muchos tipos de golosinas, pero las más famosas fueron los primeros ositos de gominola, en alemán ‘Gummibärchen’.

Los ositos de goma con sabores de frutas que convirtieron a Haribo en una empresa mundialmente conocida se llamaron en su origen ‘ositos bailarines’, un nombre inspirado en la actuación de los osos en los circos y ferias. Su fiera expresión se reemplazó por una sonrisa en la remodelación que tuvo lugar en 2007.
Haribo también es conocido por dar a Alemania uno de los eslóganes de publicidad más conocidos, prometiendo hacer felices a niños y adultos.
El fabricante de golosinas, con base en Bonn, emplea a unas 6.000 personas en 15 instalaciones de todo el mundo. Según la revista ‘Forbes’, Riegel posee una fortuna valorada en unos 2.900 millones de dólares (casi 2.150 millones de euros), lo que le situaba en el número 32 en la lista de los alemanes más ricos.

Comentarios cerrados