MUERE EL CANTANTE ANDY WILLIAMS

Con sus múltiples discos de oro y series de televisión, así como la famosa canción “Moon River”, Andy Williams fue una voz de la década de 1960, aunque no de la música que solemos escuchar de esos años. El cantante de estilo melódico era la antítesis de la contracultura que dio nacimiento al rock and roll. “El viejo clisé es que si no puedes recordar la década de 1960, no estuviste ahí”, dijo una vez el cantante. “Yo definitivamente estuve ahí, pero tengo recuerdos borrosos de ello, no por las drogas que hubiera tomado, sino por el ritmo incansable que me impuse”.
El tono quejumbroso que usaba Williams, sus rasgos aniñados y su atractivo para los estadounidenses promedio le ayudaron a superar en el tiempo a muchas de las estrellas de rock que lo destronaron a él y a otros cantantes melódicos como Frank Sinatra y Perry Como. Siguió en las listas de popularidad hasta la década de 1970, y condujo programas de televisión navideños que fueron muy populares, además de que mantuvo sus presentaciones hasta que tenía 80 años en el Teatro Moon River, el cual construyó en Branson, Misuri. En noviembre de 2011, cuando Williams anunció que le habían diagnosticado cáncer de vejiga, prometió que volvería a los escenarios al año siguiente para su 75 aniversario en los espectáculos. Williams murió el martes por la noche en su casa en Branson tras padecer la enfermedad durante un año, informó el miércoles su publicista en Los Angeles, Paul Shefrin. Tenía 84 años.
Se convirtió en toda una estrella el mismo año que Elvis Presley, 1956, con el tema estilo Sinatra “Canadian Sunset”, y por un tiempo fue orillado a cantar imitaciones de Presley como “Lips of Wine” y el éxito “Butterfly”. Pero fuera de eso se apegó a lo que llamaba su “estilo natural”, el cual mantuvo a lo largo de su carrera. En 1970, cuando incluso Sinatra se había retirado temporalmente, Williams estaba en los primeros 10 puestos de popularidad con el tema “Love Story”, la romántica pieza ganadora del Oscar. Williams tuvo 18 discos de oro y tres de platino, fue nominado a cinco premios Grammy y condujo las ceremonias de los Grammy en varias ocasiones. Sus canciones para películas se volvieron su especialidad, de “Love Story” y “Days of Wine and Roses” a “Moon River”. La balada de Johnny Mercer y Henry Mancini era su pieza más famosa, incluso aunque la lanzó como un sencillo porque su disquera temía que los versos como “my huckleberry friend” (“mi amigo huckleberry”) fueran demasiado confusos y anticuados para los adolescentes.
La canción fue interpretada primero por Audrey Hepburn en “Breakfast at Tiffany’s” (“Muñequita de lujo”) de 1961, pero Mancini pensó que “Moon River” era ideal para Williams, quien la grabó “prácticamente en una toma” y también la interpretó en la entrega de los Oscar de 1962. Aunque “Moon River” fue grabada por muchos artistas más y fue un éxito de Jerry Butler, Williams la convirtió en su sello distintivo. De hecho le gustaba insistir en ella. fuente:http://elsiglo.com.ve/modules.php?name=News&file=article&sid=33519 “Cuando escucho que alguien más la interpreta me trato de detener para no gritarle al televisor: ¡No, esa es mi canción!”, escribió Williams en su libro de memorias de 2009 “Moon River and Me”. Su programa de televisión “The Andy Williams Show”, que tuvo varios formatos en la década de 1960 y hasta 1971, ganó tres Emmy y en él Williams interpretaba su éxitos y bromeaba con sus artistas invitados.
Williams enfrentó una prueba difícil en 1976, cuando su ex esposa, la ex artista de Las Vegas Claudine Longet, le disparó a su amante, el campeón de esquí Spider Sabich, y lo mató. Los Rolling Stones se burlaron de la tragedia en la canción “Claudine”, que era tan cruel que fue lanzada décadas después. Longet, quien dijo que se trató de un accidente, sólo pasó una semana en prisión. Williams la apoyó, la acompañó a la corte y testificó a su nombre, además de que también respaldó a los hijos que tuvieron; Noelle, Christian y Robert. Williams fue republicano toda su vida y alguna vez acusó al presidente Barack Obama de “seguir la teoría marxista”.
Pero reconoció que probó el LSD, se opuso a los intentos del gobierno de Richard Nixon para deportar a John Lennon en la década de 1970, y en 1968 apoyó la campaña de Robert Kennedy a la presidencia. Cuando Kennedy fue asesinado en Los Angeles en junio de 1968, tras haber ganado las elecciones primarias demócratas, Williams interpretó “The Battle Hymn of the Republic” en su funeral. A Williams le sobreviven su segunda esposa Debbie Haas y los hijos de su primer matrimonio.
Ver más

Comentarios cerrados